Seguidores

sábado, 3 de diciembre de 2011

Acopio de paciencia




No puedo correr, no puedo escribir. Como si una cosa fuera causa de la otra. Lo que en principio eran dos semanas, se han convertido en dos meses y lo que surgió como algo espontáneo ahora cuesta de pensar.

La cosa va más o menos así. Pasadas las dos semanas que el médico predijo para la recuperación, la rodilla me molestaba igual. Mejoré con la rehabilitación pero a la semana volví a estar en las mismas. Asumí que la cosa llevaría su tiempo así que decidí mover el cuerpo de alguna manera y la forma más próxima de poder hacerlo era meterme al gimnasio tres días por semanas a sudar. Por supuesto me estoy tomando la botica para el cartílago por prescripción facultativa. Se llama condrosán es un clásico para las articulaciones.  En una siguiente visita al galeno observó que la evolución era correcta  aunque lenta. Paciencia.

Lo cierto es que no me ha costado mucho dejar de correr, sin embargo hecho de menos la sensación de poder seguir corriendo pasado un rato de carrera. La sensación de que pese al cansancio puedo seguir otro rato y otro. Hecho de menos la sensación más que el hecho físico. A mi ritmo claro. En el gimnasio me canso lo mío, pero de otra manera,  es un cansancio indoor. No es lo mismo. He de decir que me estoy acostumbrando a las rutinas de elíptica, abdominales y algo de pesas pero sin excesos. Igual podría acostumbrarme a rezar el rosario tres veces al día. Ah!! Un día a la semana hago algo de técnica de carrera, pero de una manera testimonial.

Las condromalacias y el paso del tiempo es lo que tienen,  que minan la moral, pero sabiendo por donde viene el enemigo, no es difícil contrarrestarlo aunque la solución no sea rápida. Otra cosa es que te pille por sorpresa  como si fuera un dolor de muelas.

En fin ahí sigo, en la resistencia. Es una buena motivación resistirse.

Quiero agradecer esos ánimos a la parroquia internauta. Son bienvenidos, ayudan.


jueves, 13 de octubre de 2011

Estoy de reforma




Llevo una preparación para el maratón de San Sebastián que es la risa. Tanta es la risa que hace dos semanas dejé de prepararlo.

Después de la media de Soria, me tomé tres días de descanso porque me noté muy cargado de rodillas y durante las dos semanas siguientes salí a correr por valor de algo más de una hora dos veces por semana. Claro, así no hay forma de preparar nada. No se  terminaban de ir las molestias, aun corriendo en plano, sin cuestas, sin baches.  Total que hace dos semanas decidí que desde ese momento en adelante iba a correr sin molestias de ningún tipo, motivo por el que paré de correr, fui al médico que me mandó las correspondientes radiografías y resonancias que me han dado como resultado una incipiente condromalacia rotuliana por ligero desplazamiento de rótulas. Parece que la cosa tiene solución pero hay que arreglar la avería.

De momento estoy en fase de rehabilitación, con ingesta de botica y parada durante al menos dos semanas más. Es mi  segunda lesión, hace cinco años tuve una fascitis del quince,  y me parece un reto salir airoso del trance y volver a correr. Mientras tanto algo de gym y algo de piscina.


lunes, 12 de septiembre de 2011

Media Maratón de Soria 2011 Crónica y Clasificación




Este que aparece en la foto mirando de reojo, como si le hubieran pillado tomándose un whisky en vaso de plástico es mi primo Alberto que tuvo el mérito de acabar con el gemelo maltrecho. Y dice que piensa volver.

Menuda carrera la media maratón de Soria.  Menos mal que no me la perdí porque esta es de las carreras que recordaré durante mucho tiempo.  Es una carrera a la que le han cambiado, entre otras cosas el recorrido y esta era mi primera participación y yo iluso de mi  pensé que el cambio había pasado de duro a menos duro. Parece que no es así, parece que la cosa ha ido a más.

Salimos 289 carreristas a las seis en punto de la tarde del campo de Los Pajaritos a 30º. Sí, no me he equivocado, Soria, Septiembre, seis de la tarde 30º. Y menos mal que hace un mes decidieron retrasar una hora la salida. Se sale sobre pista de atletismo en perfecto estado y nos encaminamos sin pérdida de tiempo al centro de la ciudad y al parque de la Dehesa. Mucho público animando. A esas horas de la tarde se juntas las familias que van al parque, los que salen de comer de los banquetes de bodas y los abuelos que están suelen estar por allí todo el año. En el kilómetro cinco se encuentra el primer avituallamiento. Observo una mesa llena de vasos y una fila de esponjas. Cojo el primer vaso me lo echo por la cabeza, porque de calor iba sobrado, sigo corriendo, saludo a la familia  y me da tiempo a coger otro vaso de agua del que solo quedaba la mitad.  Seguí corriendo porque era el kilómetro cinco y apliqué la técnica de apretarlo por la embocadura y beber por un lado…. Pero el vaso era rígido y casi todo el contenido fue al suelo.




Continuamos por San Andrés y García Solier hacia la estación de autobuses  zigzagueando por las calles con tendencia a subir, pero con sus correspondientes bajadas. Mucho público, mucha animación. Lo que se llama un  rompepiernas. En el kilómetro 10 vuelta al avituallamiento de vasos rígidos y de esponjas. A la vez vasos y esponjas, no da tiempo a todo. Todavía me resisto a parar para beber, sigo corriendo. Bebo un vaso casi lleno, me echo otro por la cabeza, cojo una esponja, ¿Para qué si parezco una rana? .

Los siguiente kilómetros transcurrieron por la Barriada, que es un conjunto de casas de planta baja con trazado rectangular donde se entra en una calle para salir en otra en distancia de no más de doscientos metros. Una curva, otra curva, otra. Dado el escaso número de carreristas, había tramos en los que me  encontraba solo en la calle y como guía  una flecha en el suelo que indicaba la siguiente vuelta o un voluntario, de los muchos voluntarios,  situado en medio de la calle con una señal de tráfico en la mano que indicaba el camino a seguir. Flecha para los carreristas,  señal de prohibido para los vehículos motorizados.



Recién salido de la Barriada, pero con indicios anteriores, comienzo a notar una sequedad en la boca fuera de lo normal. Me costaba hasta mover, hasta chascar la lengua.¿Me estaré deshidratando? No tenía mareos, ni veía visiones, espero no verlos nunca,  pero los indicios me parecieron claros.  Seguía el rompepiernas. Veo a un carrerista parado  y bebiendo agua de una botella que le había dado una persona del público. Estaba claro lo que debía hacer. Ha toda familia que veía, con niños, sin niños, abuelas, les pedía agua, una botella, lo que tuvieran. Necesitaba beber agua antes del avituallamiento del kilómetro quince, que no llegaba, que dudaba de poder alcanzar. Me encontré con una señora y dos botellas en su mano izquierda. ‘¿Señora, me puede dar agua?’ ‘Hay, lo siento, no puedo, son para mis  nietos’. Recuerdo que solté un juramento y una voz detrás que decía, ‘Señora escóndalas que se las van a seguir pidiendo’. Este es uno de los hechos más tremendos que me han ocurrido en una carrera. Cómo doscientos metros más adelante hice casi una petición pública a la afición que se encontraba allí y en esta ocasión  un alma caritativa, hasta con una sonrisa, me dio la botella y hasta se disculpó por no tener más. ¡Es duro esto de pedir! .

Acto seguido cuestarrón que no tenía procesado, la de la calle Merineros y un poco más allá el avituallamiento del kilómetro quince. Esta vez si, esta vez, me paré, cayeron dos vasos de agua y otro por la cabeza, pero tranquilamente. Sin correr. Y seguí … Según mís cálculos, de ahí hasta el final la tendencia era claramente hacia abajo.  Desde Santo Domingo hasta el kilómetro diecinueve hay tres kilómetros casi de caída libre. A la altura de la calle Santo Tomé, coches en movimiento por la calzada en perfecta comunión, un carrerista, seguido de algún que otro coche  y así. Los de la organización estaban por todas  las esquinas pero de vez en cuando se escapaba algún conductor al que le podían los nervios.




Se llega a la ribera del Duero siguiendo el Paseo de San Prudencio donde estaban mis tíos Jaime y Puri animando y donde un poco más allá comenzaba el final de carrera más bestia que he sufrido en una media. Es alrededor de un kilómetro y medio de subida en tres tramos, el último de los cuales de unos cuatrocientos metros y fuerte desnivel me dejó a punto de claudicar pero el pensar que en la última curva estaba la familia esperando me dio fuerzas para terminar y tumbarme en la hierba del campo de fútbol que es lo que hice nada más cruzar el arco de meta.

Es la media con más animación de público de todas las que he corrido y es de agradecer a la organización el reto que se han planteado de mejorar la carrera actualizándola a los tiempos que corren. El mayor de todos, el plantear una carrera que prácticamente paraliza la ciudad, ya que pasa por todo Soria durante más de dos horas con la dificultad que eso conlleva. En gran medida eso se consiguió aunque hay cosas que mejorar, comenzando por lo más sencillo. Dar botellas de agua en lugar de vasos que hay que andar llenado y luego no da tiempo a beber y luego viene lo de tener visiones.



Independientemente de la temperatura esta es una carrera muy dura, más de lo que pensaba, con bastante cuestas cortas pero muy pronunciadas y otras largas y más tolerables. Decir que llegamos 240 carrerista de  los 289 iniciales, que el tiempo del ganador Nacho Cáceres fue de 1h 13’ y el de la ganadora Dolores Pulido fue de 1h 27’, que el tiempo del corredor que quedó en la posición 120 o sea en la mitad de la carrera fue de 1h 49’ (cuando lo normal en una carrera con este número de corredores viene a estar entre 1h 35’ – 1h 40’ ) y que yo llegué en 1h 52’ y me doy más que satisfecho.

Para todos aquellos amantes de las emociones fuertes, al año que viene se repite la experiencia.

Quiero dar las gracias a Antonio, Alberto y  Goyo a sus familias y toda la gente con la que tuve oportunidad de compartir un rato que no voy a olvidar fácilmente.

Clasificaciones pinchando aquí.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Media Maratón de Soria 2011




Y este Sábado lo que corresponde es ir a Soria a correr la media maratón que comienza a las seis de la tarde y que teniendo en cuenta que estamos en verano, aunque sea Soria, puede hacer mucho calor. Ya van por la edición número veintiocho

Es la primera vez que me presento a la media de la ciudad donde nací y fui joven. Todavía lo soy pero esta es otra juventud. Este año han cambiado de fecha, se celebraba en Abril coincidiendo con la media maratón de Madrid. Esta coincidencia era pésima y menguaba el número de inscritos hasta los trescientos o así. También han dado un giro a su planteamiento y han decidido hacerla en verano, cambiar el recorrido, el horario y cobrar por la inscripción. Vamos, ponerse al día en esto de las carreras populares y fomentar el turismo carreril, que es distracción  donde se conocen otros lugares  y  hasta se mantiene el tono y la salud.

La carrera es a una vuelta por lo que si tenemos en cuenta que Soria tiene alrededor de 40.000 habitantes, es ciudad pequeña, correr una media maratón es una oportunidad única de ver los sitios más emblemáticos de una forma urgente y sin posibilidad de atender al detalle. Se pasa junto a la iglesia de Santo Domingo y la ermita de San Saturio. Pero también por el parque de la Dehesa y junto al Duero. Llega al centro y se recorren todos los barrios. Además Soria tiene cuestas, muchas cuestas. Los de la organización han sido benévolos y han optado por una opción suave, motivo por el que no se sube al Castillo con sus rampas del 14%. A pesar de todo y por mucho que hayan querido suavizar no hay que engañarse, es una carrera dura. No he encontrado altimetría, pero hay al menos seis tramos generosos, algunos de ellos bastante pronunciados con especial atención al último kilómetro.

La salida y llegada es en la pista de atletismo del antiguo campo de los Pajaritos, junto al estadio donde juega el Numancia,  y mi objetivo es llegar de buenas maneras, confiando en que las rodillas no me jueguen una mala pasada que yo espero que no.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Carrera Popular de La Elipa 2011



Como cada segundo Domingo de Septiembre llega puntual a la cita la carrera del barrio que ya alcanza su edición número treinta y tres. Carrera clásica que viene de la época en la que los barrios también celebraban las fiestas haciendo deporte. Una de las peculiaridades de esta carrera es que después de tantas ediciones el personal se la sabe de memoria y su importancia ha sido transmitida de padres a hijos  haciendo innecesaria la publicidad o el cartel anunciador. Si acaso la breve reseña en el  “Carreras Populares”.

El año pasado escribí una entrada  explicando grosso modo sus detalles que se pueden leer pinchando aquí. Para esta edición destacar la presencia de Alberto ese runner y guerrero y de ilustres blogueros como Charli, Korrecaminos, Gacelas, los figuras de la Casa Extremadura, Abismo, Guillómetro no se si Jan  y  “Speedy” Carlos y otros que se me olvidan. Este año y después de tres años seguidos, no me presento al tener cita un día antes y no estar el cuerpo preparado para resistir dos carreras seguidas. Recordad que empieza a las once de la mañana, que estamos en verano y que puede hacer mucho calor.

Suerte y pasarlo bien.

martes, 6 de septiembre de 2011

Semana 1/13 – Maratón San Sebastián





La semana pasada consistió en dos rodajes de 1h 30’, el primero con cuestas y el segundo no. Un día monográfico de cuestas con bajada caminando y otro de 4kms a 5’ 10’’ con su calentamiento. Total cuatro días, todos ellos aderezados con sus correspondientes estiramientos. Lo bueno es que he completado la semana como estaba previsto, lo regular es que se me atragantan las cuestas abajo. Me explico, a partir de un momento dado de carrera me molestan las rodillas si bajo corriendo. Si bajo andando no. Si subo tampoco. Si voy medio rápido (una forma de hablar) tampoco. De momento la solución provisional es bajar andando o quedarme arriba. Mejor bajo andando. Además llevo un mes sin pisar el gimnasio circunstancia que no debe ayudar mucho.  No importa, volveré.

De momento estoy dando tiempo para ver si las molestias remiten. Si no es así, la solución es clara, echar el freno e ir al médico y dedicarme en mis ratos libres a cantar sentado en un taburete a lo Alberto Cortez.

viernes, 2 de septiembre de 2011

El cuerpo del maratón


Este es el cuerpo con el que se presenta Chema Martínez al maratón del mundial de Daegu metido en un cubo de hielo. Será en la madrugada del Sábado al Domingo. Si se mira la foto con poco detenimiento podemos aventurarnos a decir que es un cuerpo estragado  por todo tipo de excesos o carencias. Pero si prestamos atención, nos damos cuenta que es un cuerpo ajustado milimétricamente para  correr 42km a lo máximo que concretamente ese cuerpo y no otro pueda dar. Al llegar a este grado de ajuste el  mecanismo biológico se vuelve específico para correr, pero muy frágil para casi cualquier otra actividad, por lo que aumenta el riesgo de contraer  lesiones  o enfermedades . Muy fina línea esta que separa la salud de la lesión.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Usain Bolt y el gafe




A veces las palabras tienen la capacidad de anticiparse a la realidad y modificarla y a veces tienen la capacidad de hacer que suceda justo lo contrario.  En este afán por llevar la contraria recuerdo el día en que dije: “Todo resuelto, me voy  tranquilo de vacaciones”  o me dijeron  “Hemos llegado al final de la crisis”. Son casos en los que se  entrevee el corto plazo y el éxito garantizado y sin embargo el revés aparece de repente y sin avisar.  Ninguna circunstancia se libra del cenizo. Bolt dijo antes del mundial de atletismo, insisto en que lo estoy viendo por el Youtube, “Ganaré fácil la final de los 100 mts”. Se puede observar que utiliza la palabra “fácil”, no solamente "ganaré". Después de la final dijo estas otras dos frases que revocan la anterior, “No me veréis llorar” y “Estoy extremadamente decepcionado”. Se puede observar que en la primera anticipa el futuro y en las otras dos se refiere a la rabiosa actualidad como si no hubiera mañana. Afortunadamente no dijo nada sobre el resultado en los 200mts, prueba en la que también participa. Es seguro que gana. No se si fácilmente.

martes, 30 de agosto de 2011

Tuvalu y el cambio de paradigma




A veces se produce un  cambio de paradigma en una actividad que cambia la forma de entender las cosas, de tal modo que ya nunca más vuelven a ser vistas como antes. Algo parecido a lo de Einstein y la relatividad. Esto es lo que ocurrió el pasado Sábado en los mundiales de atletismo que se están celebrando en Daegu y cuyos momentos estelares los estoy viendo por el Youtube. 



El cambio de paradigma consistió en adaptar la mentalidad de un corredor de fondo popular a los 100 mts. lisos y se puede expresar así “Lo importante es llegar, no correr como un loco. Lo importante es ser un finisher”. El revolucionario se llama Sogelau Tuvalu y corrió los 100 mts. lisos en casi  16’’ en unos campeonatos del mundo. Esta es una marca que la puede hacer cualquiera; mi vecina, el pescadero, hasta yo. A mí me parece que tiene mucho mérito hacerlo en el momento en el que se hizo, esto es,  ante los mejores de la especialidad y en presencia de todo el mundo y esa es la grandeza de adaptar un planteamiento de carrera de fondo a un chispazo de carrera.  También puede ser entendida como otra forma de preparar un maratón. Se empieza corriendo los 100 mts en campeonato del mundo y se termina corriendo los 42Km en una olimpiada.. Ha comenzado a la adecuada  edad de 17 años. Es de Samoa. Al terminar dijo  “Es un sueño hecho realidad” y “Confío en mi mismo”.  Tiene margen de mejora.


lunes, 29 de agosto de 2011

Inicio maratón San Sebastián




A partir de mañana y con hora y media de carrerilla por delante comienzo la preparación del maratón de San Sebastián. Otra gran aventura porque esta es la primera ocasión de las tres anteriores en las que a priori no tengo la seguridad de que me pueda presentar y no solo por motivos físicos. Esta incertidumbre le  da al tema un nuevo aliciente como el de la llamada del vacío o de lo salvaje.
La primera piedra de toque será dentro de dos semanas en Soria en una media maratón renovada y no precisamente fácil. Si logro superar ese obstáculo  y  los entrenamientos correspondientes, espero presentarme a la media de Cantalejo o la de Alcázar de San Juan a primeros de Octubre.  De momentos voy a intentar aguantar mañana los noventa minutos a trote cochinero con cuestas en el parque de la Fuente del Berro, con la presencia de mucho público en general. Como soy persona algo adusta prefiero ir a las horas de menos presencia de personal pero no siempre dispongo de esas horas por lo que a veces hay que lanzarse al camino y sortear todo lo sorteable y eso a veces implica un entrenamiento adicional de reflejos que cualquier día de estos lo voy a emplear para jugar al ping-pong.

sábado, 27 de agosto de 2011

Mundial de atletismo en cerrado




Como cada dos años llegan los mundiales de atletismo. Me dispuse a ver los horarios de las retransmisiones y ante mi sorpresa me encuentro que los derechos de emisión los tiene el Eurosport que es cadena de pago que emite, lógicamente, en cerrado. Esto presupone que dados los avances de la tecnología todos los interesados que no tengamos el abono,  tendremos que verlos vía piratón por Internet o en un bar y eso suponiendo que a esa hora no televisen algún partido de fútbol de la liga holandesa o coreana. Además las horas son intempestivas.

Como ejemplo decir que a las dos de esta madrugada mientras se disputaba la maratón femenina por teledeporte han programado la segunda semifinal del campeonato de Europa de hockey hierba entre Alemania e Inglaterra, que es un partido que llevábamos esperando yo que se el tiempo. Por supuesto en diferido.

Sabía que el atletismo pintaba poco en España. Las drogas y el dopaje tampoco ayudan.

jueves, 25 de agosto de 2011

Nueva aventura: Maratón de Donosti





Al día de hoy es un deseo más que una decisión firme. Me gustaría correr el próximo maratón de San Sebastián pero a día de hoy no se si va a ser posible. Para preparar un festejo de este calibre hay que sacar tiempo y no sé si durante los próximos meses voy a poder disponer de él. Además me noto las rodillas con algunas molestias, como si no hubieran aceptado  bien pasados excesos. En cualquier caso a partir de la semana que viene comienzo la preparación para San Sebastián y si hay que echar el freno lo echaré.

Son trece semanas y la idea es repetir los entrenamientos que hice para el pasado Mapoma y que sea lo que dios quiera. El motivo de elegir esta carrera y no otra es clara. En cierta ocasión escuché a un carrerista decir que fue una experiencia memorable correr el maratón en Donosti mientras rompían las olas junto a la bahía. Es una imagen que me resultó irresistible.

Seguiré contando.

martes, 23 de agosto de 2011

Viene la tormenta




El pasado Jueves hicimos una ruta circular en bicicleta por los alrededores de Miño de San Esteban sobre carreteras comarcales con cuestas. Algo más de 25 Kms. Salimos con la fresca por la mañana. Esperábamos calor un poco más tarde, pero lo que encontramos fueron nubes y un fuerte viento que venía de la sierra de Ayllón. La primera de las cuestas de pronunciada pendiente la subimos andando y al llegar a la cima junto al pueblo de Fuentecambrón nos encontramos con el espectáculo de la tormenta que venía y que casi nos pilla. Los que vivimos en ciudades grandes no estamos acostumbrados a sentir la venida de las cosas de la naturaleza como si fuera un asunto personal, pero en este caso es como si la tormenta se desplegara, solamente, para nosotros.

domingo, 21 de agosto de 2011

Ignacio Ara




Soria siempre me ha parecido un  sitio remoto visto desde Madrid. Tan lejos de Madrid como de Austin, Texas. Miras el mapa y te das cuenta que desde Madrid  tiras una piedra y casi llegas a la linde del pueblo de Judes. 

Anduve en la exposición antológica de fotografía de Santos Yubero que se me escapó cuando la estrenaron en Madrid con picadores. La vi en Soria en la sala de exposiciones en lo que antes era el banco de España. Estuve más de una hora con Nati y el Guille en sesión de vermouth o sea, de doce a dos y no entró ni dios y dudo que estuviera dentro. No sé si a los runners os va mucho esto del boxeo. De la fotografía me consta que sois aficionados de rumbo.  La exposición es cojonuda. Refleja la España desde los años treinta hasta los sesenta haciendo hincapié en la postguerra. Parece mentira dónde estábamos hace cincuenta años. Hay tanta distancia desde el ahora hasta los cincuenta, como desde los cincuenta hasta la sima de la gran Dolina en la era de los cromañones. Esto dicho a ojo y sin calibrar muy bien las fechas. Y eso que estamos en crisis.

El hecho de sacar a este tiarrón llamado Ignacio Ara tiene tres motivos, la foto en  sí, el ser uno de los mejores boxeadores de España de todos los tiempos y también porque una vez retirado fue el mentor deportivo de mi tío Antonio del que uno de estos días contaré su historia.

Ara fue campeón de Europa  del peso medio en 1932. Ningún español ha vuelto a repetir título en esta categoría.  Obedecía al canon de fino estilista y era apodado “El Catedrático”. Libró tres encarnizados combates por el campeonato del mundo con el héroe de época llamado Marcel Thil. Perdió los tres. Dicen que el veredicto del primero fue erróneo.  El último se disputó en la plaza de toros de Las Ventas en 1935 ante  30.000 espectadores la gran mayoría de los cuales vio la pelea de pie. Hubo una época en la que los combates de boxeo y los partidos de fútbol se veían de pie. Disputó casi trescientos combates de profesional. Murió en Buenos Aires en 1977. Está enterrado en el cementerio de La  Chacarita muy cerca de Gardel y Bonavena.

lunes, 8 de agosto de 2011

VI Cross de Alconaba, Crónica


Estos carreristas sedientos de kilómetros y de agua amarilla con espuma, son mis primos Alberto y Goyo. Es difícil pillarles en alguna carrera que se dispute fuera de Soria o la provincia y pertenecen a ese selecto género de runners autóctonos que van muy rápido y que tienen como objetivo pasarlo bien a pesar de lo cual pueden bajar de 1h 40’ en una media, tomarse  unas cervezas al acabar  y  comerse un jabalí  después. Menos mal que el Sábado no había ninguno a mano porque es carne indigesta y estamos fuera de temporada. Los perdí de vista en la salida.
Esta de Alconaba tiene categoría de cross, no de carrera a secas y de eso me enteré al finalizar la prueba porque en la camiseta que nos dieron ponía VI Cross Popular de Alconaba. En la foto aparece pero hay que agudizar la vista.   Nos dimos cita más de doscientos carreristas. Me habían comentado que había mucho nivel.  Cómo será la cosa que un colega de Goyo, Iván, hizo 1h 34’ en la pasada Media del Burgo, solo corre en verano  y dice que lo suyo es el tiro con arco.
A las ocho menos cuarto de la tarde se dió la salida. Buena temperatura. Me situé al final y me dispuse a dar las tres vueltas de dos kilómetros para completar los seis kilómetros totales de la prueba. Parecía fácil. Además llano.


Sucede que Alconaba es  pueblo  pequeño y a doscientos metros de la salida nos encontramos en pleno campo. Al paso por el primer kilómetro nos dieron el primer avituallamiento y habíamos pisado por tres tipos de superficie diferente, el siguiente kilómetro lo dibujaban dos rectas que formaban entre sí un ángulo recto y que daban acceso al pueblo, donde había más agua y el primer paso por meta.  En esa primera vuelta pensé que aquello era  un grandes éxitos de suelos, a saber, de  asfalto, hormigón, camino de polvo, camino con guijarros, camino con pedruscos, algunos lisos, otros con abundancia de baches, rastrojos por supuesto. El viento pegó a sus anchas y levantaba nubes de polvo del camino y de los campos de cereales aledaños. Algunos lo pasaron mal de la respiración otros se pusieron a estornudar. Son estampas carreriles.
Total que en medio del ajetreo previo a la carrera no calculé bien el ritmo y la última vuelta se me hizo  larga y acabé contando los baches que faltaban hasta la meta, pero al tratarse de un cross  no vamos a querer  asfalto, para qué. Hice 28’ 50’’. Me quedé de los últimos.
Sobre la organización y sobre el vecindario del pueblo qué decir, avituallamiento cada kilómetro, carreteras cortadas al tráfico, bolsa con todo un poco, medalla para  los chavales, camisetas para todos. …. Y el precio de la inscripción 0€.  Darles la enhorabuena y las gracias.
Debo mencionar a Eugenia a quien se puede ver en la foto con gafas,  que  hubiera podido ganar en la categoría de  mayores de cien años pero se olvidó el traje de correr  jajaja,  cosas de la edad.

viernes, 5 de agosto de 2011

Carrera Popular Alconaba / Media Maratón Alcalá del Moncayo


Al entrar en modo carrerístico “on” llegan tentaciones de carreras veraniegas de todo tipo para las cuales hace falta tener la cabeza fría y las piernas en su sitio y ser capaz de tomar una decisión coherente. Al estar este fin de semana en Soria me he enterado de la organización de dos carreras fundamentales a la par que caseras y con muy escasa participación.




La primera de ellas es la Media Maratón de Alcalá del Moncayo. Carrera de cuya existencia me enteré hace unos meses pero que dadas las fechas me parece una osadía el solo hecho de pensar en presentarme con un día de entrenamiento. Barbaridades mayores se han hecho. El año pasado se presentaron setenta y un  carreristas y parece ser que los primeros ocho kilómetros deben ser de una categoría extraordinaria ascendiendo por las estribaciones del Moncayo. Y por supuesto que debe ser carrera dura y recomendable con ese punto de aventura que tanto nos gusta.





El otro festejo, a diez kilómetros de la capital, es la Carrera Popular de Alconaba. Pueblo al que pese a la proximidad de la capital no he ido en mi vida ni siquiera con  motivo de sus fiestas patronales. Hace tres días me enteré de que el próximo Sábado organizan la carrera popular con distancia de 6 Kms. Al ser carrera a la que es posible apuntarse hasta unos minutos antes de la salida y al ser la tentación muy grande, cabe la posibilidad  de que me presente el Sábado a dar las tres vueltas de dos kilómetros. Es la sexta edición y me consta que el pueblo se vuelca en el evento.

Mención aparte merece el cartel de la carrera. En estos tiempos que vivimos pletóricos de diseño y retoque fotográfico, también de crisis,  mis paisanos de Alconaba han sacado un cartel en crudo, dejando aun lado la parte más “cool” del lugar y centrándose en lo esencial, en el tema. Este cartel no representa una carrera sino la carrera misma, sin retoques.

jueves, 4 de agosto de 2011

Desperezamiento

.



Bueno,  la época de relax carrerístico ha terminado. Después de  tres semanas sin hacer prácticamente nada de ejercicio el cuerpo pide un poco de vidilla. Me estoy desperezando. Esta tarde he vuelto a corretear por el parque haciendo unos cochineros por valor de cuarenta y cinco minutos, acompañado de abdominales y estiramientos variados. La sensación de acartonamiento es considerable. Entre los estragos causados por el reposo se encuentra el engorde y la falta de mesura. Durante estos últimos dos meses he agarrado tres kilos debido a la fiereza con la que estoy atacando las orejas a la plancha o la patata brava que por supuesto debe picar en su justa medida. Todo ello libre de mala conciencia.


El objetivo a corto plazo y por llamarlo de alguna manera es correr la Media Maratón de Soria que se celebrará el 10 de Septiembre y con presentarme ya me doy por satisfecho. El hecho de presentarme indicará intención de terminar. Tendré también que decidir  si  me presento a alguna maratona en Noviembre o Diciembre.  Todo esto dicho así  sin mucha reflexión dado el cuerpo me tiene que pasar el informe de su estado físico durante los próximos días.

viernes, 29 de julio de 2011

Unidimensional






Esta es una observación de perogrullo pero la vida en una carrera sea del tipo que sea es unidimensional y si me apuras solo tiene media dimensión.. No digo que el trazado lo sea que ya se sabe que no, pero la vida en la carrera sí lo es. No hay anchura, ni altura, salvo que uno se caiga por un barranco todo es ir hacia delante siguiendo una ruta preestablecida. A veces es posible ir hacia atrás en pendiente pronunciada pero no sería algo a propósito. Esto se ve muy bien en una retransmisión ciclista. Si hay que repostar, los ciclistas se descuelgan hacia el final del grupo  y cogen el avituallamiento o en su defecto algún compañero se lo reparte. Si hay que comentar algo con el director del equipo, pues se espera que llegue el director, siempre siguiendo la línea que dibujan los corredores. En las carreras a pie pasa lo mismo. Es posible desviarse ligeramente para coger agua, para que nos echen algún producto liberador  de músculos, para lo que sea pero no es una desviación significativa salvo que se decida abandonar en cuyo caso se vuelve a las tres dimensiones habituales, a la normalidad.

Esa media dimensión no se puede separar del tiempo que también va hacia delante con nosotros y que no se separa, como nosotros podemos separarnos de nuestra única dimensión. Todo esto no deja de ser una ilusión, como nuestra vida fuera de las carreras en tres dimensiones. Bueno, ahora se dice en 3D.


martes, 26 de julio de 2011

Rictus





Estos días pasados me he fijando en las caras de los ciclistas del Tour. Lo cierto es que no es mucho fijarse, la televisión nos muestra los pequeños gestos, el rictus de dolor, el agotamiento extremo del que va resistiendo el tirón del grupo y no creo equivocarme al decir que el hecho de ver al otro en pleno esfuerzo forma parte del espectáculo tanto o más que la de ver ganar al ciclista de la tierra o constatar que ese otro que tiene cara de mal bicho se ha desfondado a un kilómetro de la meta. Ver a los demás en pleno esfuerzo es un espectáculo y también lo es el constatar que a veces la fatiga llega al umbral y el deportista debe resistir en medio de la gran pájara o muro, según que el deporte sea ciclismo o carrerismo. No nos es indiferente el sufrimiento ajeno en el deporte. De hecho nos atrae y también atrae a la publicidad. Curiosa mezcla esta, de esfuerzo y publicidad. En la foto el rictus de Thomas Voeckler que ha sido de lo más publicitado de la carrera. Menos mal que nosotros estamos ahí para verlo todo.


sábado, 23 de julio de 2011

Ganar






Aunque  no estoy entrenando, este mes de Julio me está dejando para el arrastre. Por las tardes termino de comer y  lo normal es que me ponga a ver el Tour de Francia. Lo normal es que me quede dormido como un leño. Sin embargo llevo tres días insomne de siesta  y eso me está pasando factura. La culpa la tienen la emoción de las etapas alpinas. También porque somatizo la ascensión de tanto puerto y de tanta cuesta descomunal y se me contagia el agotamiento de  los Schlek,  Voeckler, Sánchez,….

Ayer tocó la etapa del Alpe D’huez. Contador va y se escapa en el kilómetro diez y se tira noventa kilómetros dando arreones. La recompensa a tanto esfuerzo es quedar tercero y la admiración general. En la entrevista que le hacen a continuación manifiesta que atacó tan pronto porque que su única motivación al presentarse a una carrera es ganar. Todo lo demás carece de importancia, las etapas los premios intermedios, la fatiga… o quedar el primero o nada. Me vino a las mientes  el recordatorio que daban por megafonía en la comida del Maratón de Madrid del año pasado en la que decían que precaución en una carrera tan larga debíamos llevar todos, pero especialmente los que nos presentábamos por primera vez, que teníamos que ajustar el ritmo a la baja y que en caso de duda debíamos parar, etc. y que debíamos tener claro que la inmensa mayoría de los corredores que nos presentábamos ni habíamos ganado ni íbamos a ganar una carrera.

Una cosa es la competitividad de quien se sabe competitivo, la otra somos el común de los mortales. Y la fatiga a lo mejor es la misma en ambos casos.


miércoles, 20 de julio de 2011

Haciendo el perro

 .



Llevo más de una semana haciendo el perro en el sentido humano de la palabra. En estos últimos diez días he dado algunos paseos a ritmo de paseo, con paradas a repostar en algún bar y he ido un día al gimnasio por valor de cuarenta y cinco minutos entreteniéndome en ver cómo un  forzudo hacía unas series levantando una piedra de 180 Kgs. no menos de siete veces. La visión de este esfuerzo junto con la ascensión de los ciclistas por las cumbres de los Pirineos de y de los Alpes en el Tour de Francia me está sumiendo en un estado de "sentir el  deporte de los otros" o hacer deporte por poderes.

Dentro de estos excesos no es menor que lo anterior el leer cómo algunos de vosotros preparáis carreras de 100 kms, maratones desérticos o humildes maratones y se puede comprender que todo este bagaje me esté  agotando.

Además ayer caí por el parque y vi  la presencia de los carreristas de siempre. No me dio el síndrome de abstinencia aunque no estuve el tiempo mínimo imprescindible como para darle una oportunidad a la tentación.

Y así pienso seguir hasta  el día 1 de Agosto en el que comenzaré de nuevo el ciclo. 

Bueno, me voy a tumbar que me está dando sueño.


martes, 12 de julio de 2011

Media Maratón de Burgo de Osma - 2011 - Crónica

.



En la foto de cabecera se puede ver a un carrerista de leyenda,  a tres paisanos y a un chaval que no sabe que pintan estos aquí. Para verlo todo hace falta un poco de agudeza visual.

La idea era hacer la carrera al acecho ya que no estaba seguro de que mi cuerpo fuera a responder adecuadamente. Veintiocho grados de temperatura y unos cuatrocientos participantes. Durante la primera vuelta me encontré bien y al hacer el primero de los tres pasos por línea de meta me veo al carrerista  de leyenda animando con júbilo a todos los esforzados. Fue una inyección de energía y también de humildad. Me vine arriba  y se me fueron las piernas. De los kilómetros diez al dieciséis fui rápido como el rayo. No era prueba que me hubiera preparado en absoluto pero sorprendentemente me notaba ligero. Sin embargo el reloj que tengo en la cabeza  me dijo, “corre, corre, que ya verás que final de carrera más divertido vas a tener”. No me importó. Ya las había pasado canutas hace quince días. No podía ser peor.  Y efectivamente, llegó el kilómetro diecinueve. No fue peor. Aminoré la marcha y llegué en 1h 47’ 40”, con la agonía rozando el larguero. 

En el ínterin a Jan le dio un arreón; vi el efecto explosivo de un gel sobre el organismo de un colega cántabro que le hizo salir como un cohete; observé cómo a los carreristas del lugar se les anima llamándoles por su nombre "¡¡¡vamos Salas!!!" y pude comprobar un año más el cariño y el rigor  con la que mis paisanos organizan esta carrera.

En la foto de abajo podemos ver a dos correteadores del lugar y a un señor que andaba por ahí.




Aquí la clasificación. Cuando vi el nombre del ganador pensé que podría ser algún pariente. A lo mejor lo es.

Al año que viene repito. ¡¡ Espero veros !!.


viernes, 8 de julio de 2011

Normas para correr un encierro






Ahora que estamos en época de encierro sanferminero y como cada año por estas fechas es conveniente recordar a la comunidad carrerística que en caso de síndrome de abstinencia  por ausencia de pruebas a las que asistir o por carecer de fondo en esta época del año, en Pamplona se celebran ocho carreras de medio fondo que pueden ser del gusto de la afición. Aunque se debe advertir que hay algunas diferencias respecto a las populares al uso. Aquí van algunas:

La carrera comienza a las ocho de la mañana. Un poco pronto. Se especifica que no se puede correr borracho, aunque esa norma no siempre se cumple. Extraño ¿No?. Hay media hora, hasta las siete y media, para meterse en el espacio acotado de la prueba, pero cuidado, a partir de ese momento ya no se puede entrar ni salir. Pero “¿si quiero salir?”,  “ja!!!  no puedes salir”. “¿Si quiero ir al baño?” “No hay baño”.  Hay personal que aparece con periódico en mano. En muchos casos ni siquiera es prensa del día. ¿Para qué van?. Los periódicos están enrollados, como un papiro.

El traje carreril consiste en pantalón y camisa blanca con pañuelo al cuello. Sobre todo pañuelo. Se suelen ver zapatillas de correr aunque no es obligatorio. Por favor no usar pantalón corto ni camisetilla sin mangas porque podríais dar que hablar y ser expulsados.

Es cierto que la carrera, aquí llamada encierro, comienza de la misma forma que una carrera al uso, con lanzamiento de señal sonora o cohete, pero que nadie se asuste si posteriormente suena un segundo cohete, no es salida nula.  Además no hay punto de salida definido, cada uno puede salir desde donde le de la gana. Se cuenta de algún corredor que hace el recorrido completo, pero son muy minoría. Lo normal es correr doscientos o trescientos metros. Además no es necesario llegar a la meta que esta situada en plaza de toros. Se debe comenzar a correr en el  momento en que todo se mueva a gran velocidad. Es como el acercamiento de un ciclón. En el momento de máxima tensión se ven algunos mozos con fiera mirada portando unas varas más largas que el copón y con la que os pueden arrear sin contemplaciones. Les llaman pastores. Es peligroso ponerse en su trayectoria. El intervalo de tiempo es de cuarenta o cincuenta segundos pasado lo cual  todo vuelve a la normalidad. Es de ver para tan corta distancia rostros desencajados, cuerpos tirados por el suelo y pisados por otros carreristas. Hay aflojamiento de esfínteres. Para mí que son gente que no se prepara para esto del correr. Incapaces de ser sub 5’ el kilómetro. Es cosa sabida por esos lugares que no tiene sentido correr cuando todos están parados, ni pararse cuando todos están en movimiento.  Es más, te puedes ganar un palo en la cabeza en caso de contravenir la norma.

Desde que se oye el primer cohete hasta el cuarto y último no suelen pasar más de tres minutos. Después las calles se vuelven a llenar de gente, vamos a decir normal, y se abren los portales de las casas y las puertas de las tiendas. Incluso hay quien asegura haber visto animales con cuernos. Seguramente consecuencia de la muy abundante ingesta de alcohol.


miércoles, 6 de julio de 2011

Media Maratón de Burgo de Osma - 2011 - Previa

.



Cuando hace dos años me presenté a la Media del Burgo no sabía muy bien dónde me estaba metiendo. Esto suele ocurrir cuando te presentas a los sitios por primera vez. Ingenuamente piensas que esto es como una reunión de amigos que van a pasar un rato agradable. En cierto modo es así. Pero cuando me presenté por primera vez y ví el percal que me rodeaba, la primera intención fue la de salir corriendo hacia cualquier sitio. Entre los carreristas se veían muchos con morfología  “purasangre”. No me encontré ninguno al estilo “a ver que pasa”, excepto yo. Un escritor inglés solía decir que cuando iba a una reunión, hacia un repaso de las caras de los asistentes e intentaba adivinar quien era el tonto del lugar. Si no era capaz de adivinarlo, se preocupaba, podría ser él. No suelo intentar ese tipo de averiguaciones pero en aquella ocasión me vi como uno de los principales candidatos al premio. Procuré no darle importancia y ya que me había desplazado decidí  probar suerte. La experiencia fue satisfactoria hasta el punto de que esta es la tercera vez que me presento. Desde entonces al presentarme a carreras no me fijo en nada. Por mi bien.


martes, 5 de julio de 2011

De boda




Ese fin de semana me lo he tomado en serio. El Viernes hice sesión suave de gimnasio y el Sábado por la mañana una hora y media con cuestas por el  parque. Para completar la preparación, el Sábado por la tarde nos fuimos de boda, lo que contrarrestó el entreno anterior.  Se podría escribir un tratado con el título  “El devastador efecto de las bodas sobre la preparación de la carrera de fondo”. El efecto del canapé y de la posterior cena y por supuesto la avidez del carrerista en la celebración hicieron del Domingo un día vamos a llamarlo, de reflexión.


Hoy Lunes volveré un poco al gimnasio y el Martes y Jueves carrerillas  de rodaje  para afrontar la media  del Sábado con el objetivo de terminar. Estoy llegando al final de esta parte de la temporada con  el cuerpo pidiendo descanso del correr, motivo por el que, como está previsto, pararé  tres semanas. Después del maratón, vinieron los vértigos y la ruptura del  ritmo de entrenamiento unido a tres carreras de diez mil al sol. Además las altas temperaturas me están afectando más que otros años.  Quedan cinco días.


domingo, 3 de julio de 2011

Citas desérticas

.




“En el desierto descubrimos que formamos parte de la nada”
Paul Bowles

“Aquel que ha comprendido el desierto, tendrá que regresar a él”
Proverbio Beduino

“Todo lo nuevo viene del desierto”
Herodoto


viernes, 1 de julio de 2011

Desértica Extrema Belchite - 2011




Foto de la Organización Anuesport


Toda mi vida he asociado el nombre de Belchite a imágenes de  guerra y devastación. Al  pueblo destruido y que todavía permanece en ruinas y al pueblo nuevo que se construyó al lado, Belchite Nuevo. La primera impresión asociada a un nombre o a una persona es la que prevalece y resulta difícil cambiarla. A veces perdura durante toda la vida.

Hace unos meses me enteré de la carrera Extrema de Belchite. Se podían ahorrar el calificativo, cualquier cosa que venga de Belchite debe ser algo fuera de lo normal. Se celebra el fin de semana que viene y se espera que haga calor. Nada anormal tratándose de Julio. Hay varias formas de presentarse, carrera corta  el Viernes,  otras carreras el Sábado, también hay senderismo y por supuesto maratón el Domingo. Para el maratón el margen de error es de más/menos dos kilómetros y la distancia estimada por la organización según plano, todo el mundo lo debe suponer, es de cuarenta y cinco kilómetros. Sí, aquí  se estiran las carreras.

El recorrido es denominado por la organización como “estimulante”. En el camino hay arena  y sequedad  en cantidades industriales. También hay piedras, muchas piedras. Durante los primeros veinte kilómetros solo hay un puesto de avituallamiento lo que hace que la carrera sea considerada de semi-subsistencia. Se recomienda encarecidamente el uso de polainas porque las chinas se pueden meter en las zapatillas y convertir los pies en un dolor.

Todo esto no va a hacer cambiar la percepción que tengo de Belchite. Se mantiene la primera impresión. Esto no quiere decir que toda esta dureza no tenga un efecto hipnótico. La atracción del desierto que han sentido unos cuantos valientes y a los que desde aquí quiero desearles mucha suerte. De los que yo conozco Abuelo Runner y Raúl. Ánimo valientes !!!.



miércoles, 29 de junio de 2011

De los malos pensamientos





Mi forma de ser no tiende a ver el desorden ni el caos en la cosas. Suelo darme un margen de tiempo antes de tomar una decisión. Seguro que algo se puede aprender. Entrenando para resistir un maratón he aprendido a  llamar a algún tipo de pensamiento o imagen que me motive para continuar. Puede ser la familia, puede ser un estilo de correr, acordarme de ese entrenamiento en el que parece que las cuestas no tenían pendiente. Normalmente suelo funcionar así. No me desanimo con facilidad. Hay excepciones. A  partir del tercer kilómetro de la carrera de Leganés comenzó a fluir un torrente de pensamientos horripilantes. La sensación la conozco y suelo contraatacar. Sin embargo el Domingo pasado no me esperaba este desasosiego originado por el calor. Llegado un momento  me empezó a molestar todo, del calor seguí por la rodilla, después volvía al calor, sudor por los brazos, alguien que resopla, alguien que adelanta…. Procuré contrarrestarlo, era consciente que de seguir de así tendría  que parar. Era como escuchar un ruido atronador que te dice que tienes que parar. De alguna forma me iba observando y decidí no hacer caso de lo que el cerebro me iba diciendo, de lo que yo mismo me iba diciendo. Funcionaba  mal, aquello era una agonía.  El auxilio vino en mi ayuda al darme cuenta que no iba solo, que podía seguir el paso del colega Klass, que el hecho de seguirlo hacía que el camino fuera llevadero. A veces, quizás demasiadas, he pensado que esto de las carreras es una actividad solitaria. Frecuentemente me equivoco. Este también es un rasgo de mi carácter.


lunes, 27 de junio de 2011

Carrera de San Juan 2011 - Crónica




Puede parecer sorprendente pero estoy en condiciones de decir que el calor del verano se ha terminado para mí. Dudo mucho que vuelva a pasar tanto calor como hoy,  salvo que me meta en el horno de un paradero o me vaya a Belchite. No tengo previsto hacer ninguna de las dos cosas.

El planteamiento inicial debía ser conservador. Había quedado con Klass y Martina una hora antes de la salida para definir el planteamiento de la carrera. Sabíamos que la temperatura de hoy en Madrid llegaría a los cuarenta grados. Sabía que la temperatura  a las ocho y media era de veintisiete. Corría una ligera brisa.

La salida se daba a la sombra de la avenida Europa y antes de avanzar doscientos metros ya estábamos expuestos al  calorón. Había cumplido los preceptos de toda carrera al sol, hidratación, más hidratación, calentamiento aunque esto ya lo traía de casa y bastante paciencia. Empecé a sentir mucho calor en el tercer kilómetro. En el cuarto se hizo insoportable. Klass decía que íbamos demasiado deprisa. Llevaba razón.  El asfalto tampoco ayudaba demasiado, decía José Carlos o Sergi de la Casa Extremadura que “ese asfalto recién echado calentaba como si fuera una sartén”. No me percaté del asfalto, sentía cómo el sol recalentaba los brazos, la nuca y  no había refresco posible. Todavía faltaban seis kilómetros y la cuesta a punto de subir. Klass me dijo que iba fundido. No pude contestarle. Subimos y hubiera sido la primera vez que me hubiera parado a tan corta distancia . Seguí la estela de Klass como pude. Un poco más allá nos esperaba el avituallamiento. Los kilómetros se me hacían eternos, como si tuvieran  tres mil  metros o más. Durante los primeros seis kilómetros no hubo sombras, solo carretera de circunvalación, carreristas y  sol. Cogí la botella del avituallamiento,  me eché la mitad por la nuca y los brazos. El resto me lo bebí  poco a poco, difícilmente. Carlos o Sergi también dijeron que “si hubieran dado esponjas nos las habríamos comido”.  Sí, nos las habríamos comido.






Los últimos tres kilómetros son por carril bici que transita por un parque con sombra. Pero la maquinaria estaba recalentada. Como almas en pena  seguíamos poniendo una pierna delante de la otra. Seguramente por el efecto reflejo, la cara del escaso público no manifestaba animación sino más bien compasión por los carreristas, sentir con ellos. Como ver  una procesión más que una prueba atlética. Seguí  a Klass que ya en la pista de atletismo aún tenía fuerzas para esprintar. Yo llegué y cual persona afectada por alguna desgracia no me acababa de creer todo el sufrimiento que había pasado en 49' 20''

Después comentamos la jugada con los atletas de la Casa Extremadura. Antes ya había departido con ellos, con el gran Lolo Chus que se estrenaba después de una lesión de cuatro meses, vaya día para reaparecer. Era de ver las sombras debajo de los árboles atestadas de corredores. Unos metros más allá se abría la luminosidad veraniega y desmesurada.

Debo dar las gracias a todos a Martina, al hermano de Klass, a su señora a los fieras de la Casa Extremadura y  por supuesto a Klass al que se le puede ver con un carrerista que debutaba hoy. Después de todo este sofoco no hay nada que no pueda aliviar la sonrisa de un niño y eso forma parte de la magia del vivir, que es más que correr.

sábado, 25 de junio de 2011

Temporada Apertura




Comenta Charli, ilustre corredor, bloguero y vecino que no sabe cuando termina su temporada, dado que no sabe cuando comienza. Ese es un buen punto de arranque. Hace tres años, cuando iniciaba mi andadura carreril leí un artículo en el que se recomendaba tener como mucho dos objetivos posibles al año y prepararse para intentar alcanzarlo. Como no tenía objetivos me parecía un planteamiento muy profesional y no le di mayor importancia. Un poco más tarde, lei otro artículo en el que se decía que para aquellos que tenían costumbre de correr durante todo el año, no estaría de más dejarlo durante tres semanas para que las piernas se recuperasen de tanto golpe. Esto coincidió con la media del Burgo de hace dos años y que habitualmente se celebra el segundo fin de semana de Julio. Me pareció  buena idea parar el resto del mes.  De alguna forma, el parón invitaba a comenzar de nuevo en Agosto.

El año pasado vinieron los maratones. A poco que uno se informe, se llega a la conclusión de que estas distancias hay que prepararlas salvo que se asuma el riesgo de pasar una experiencia inolvidable. Dado que el año lo tenía dividido en dos pude probar suerte en Abril y en Noviembre. La experiencia resultó y este año espero repetir. Así pues el año lo divido en dos temporadas, algo así como Argentina y las competiciones ligueras, divididas en el torneo Apertura y Clausura. A falta de un campeonato, dos, algo así, aunque no me olvido que mi principal objetivo es el mismo que cuando comencé. Salir a correr tres días al parque. Así empecé y así espero un día poder dejarlo.

miércoles, 22 de junio de 2011

Carrera de San Juan - Leganés - 2011





Mi horizonte carrerístico de los primeros seis meses del año se acaba. Concretamente esta parte de la temporada la terminaré como los últimos tres años corriendo la Media del Burgo el día 9 de Julio y  sin dar  una zancada más el resto del mes. Teniendo en cuenta que esta del Burgo es carrera que hay que preparar,  el Domingo voy a  la carrera de San Juan de Leganés que ya va por la edición número  treinta y cuatro.

Me presenté a la popular de San Juan el año pasado y la aventura fue satisfactoria. La organización tiene experiencia contrastada en estas lides, sin modernidades ni detalles fuera de lugar. Del año pasado recuerdo el bareto previo lleno de humo donde nos apretamos el café correspondiente, la salida sin hidratar, el carril bici con prolongadas rectas y la considerable subida a un cerro  donde se encuentra el cementerio. Lo del cementerio lo digo sin ánimo tildar de negrura este comentario, sencillamente me llamó la atención que al final de la cuesta, bien acompañado de Gacela de Vallecas, y estando yo  bastante justo de fuelle nos esperara  una pared  con algunos cipreses de considerable tamaño que sobresalían detrás. Recuerdo el paso por un tunel y el tiritar de los gpeses pero sobre todo el grito de un carrerista al que le había podido el ritmo y caminando decía eso de “¿Pero cuando se acaba estooooooo?”

No es carrera que se pueda catalogar de dura pero tiene sus cosas. Para todos aquellos que busquen animación por la calles y mucho público, mejor abstenerse.

lunes, 20 de junio de 2011

La Compra




Fin de semana en Soria donde se ha celebrado el festejo de La Compra, que es un aperitivo de las fiestas de San Juan que este año comienzan el  día 29 de Junio y cuyo cartel aparece arriba. El Sábado por la mañana entre las variadas opciones que presenta Soria para ir a correr, tomé la opción de casi siempre, ir al parque de La Dehesa a dar unas vueltas durante una hora y cuarto haciendo el  perímetro que debe andar por el kilómetro y  trescientos metros, pero variando recorrido y algo los ritmos. Tiene una ligera pendiente hacia la caseta del guarda. Las buenas sensaciones llegaron con la temperatura. Después de estar achicharrado en Madrid, el Sábado a las nueve de la mañana el termómetro en Soria marcaba trece grados. Esto me dio un aire juvenil que me hizo alargar la tirada hasta la hora y cuarenta minutos terminando con abdominales y trago de agua.

Después de estar durante todo el día por ahí, llega la noche y con la fiesta de La Compra, se monta un verbena en la plaza de San Clemente, al lado de la habitación como aquel que dice, que comenzó a la una de la madrugada pero que nos pilló a la familia en el primer sueño. La música arrancó con un pasodoble  y   continuó con variados éxitos de este y otros tiempos. A las cuatro de la mañana, como no podía ser de otra manera, sonó Paquito el Chocolatero, que me hizo meditar sobre el sentido de la existencia. La juerga acabó a la temprana hora de las cinco y cuarto. Podría levantar acta de todas las canciones que sonaron. Después llegó el camión de la basura .

El domingo estuve peor que si me hubiera presentado a la Desértica de Belchite. Para hoy espero estar recuperado de los pasodobles. Todavía no les he pillado el compás